En Ador, dormir la siesta es ley

dormir-mosquitos

En algunos países del mundo, como Grecia o España, la siesta forma parte de sus rituales tradicionales. Esos largos minutos de descanso después de comer (que pueden convertirse incluso en horas) son para muchos, uno de los mejores momentos del día. Siempre se ha dicho que dormir la siesta al mediodía regenera las energías, refuerza la mente e incrementa la productividad. Un verdadero antídoto para afrontar las horas de trabajo que nos esperan por la tarde. Los vecinos de la localidad y municipio español de Ador, en la provincia de Valencia, se han tomado los beneficios de la siesta al pie de la letra. Según se afirma en el portal digital Perfil.com, allí dormir la siesta es sagrado, es ley.

Aunque parezca mentira, la última orden municipal así lo contempla. Joan Faus, intendente de Ador, afirma que de este modo se puede “garantizar el descanso de todos y sobrellevar mejor las inclemencias del verano”. En esta pequeña localidad de 1.400 habitantes, es típico el cultivo de la naranja, y en épocas de sol y calor intenso es cuando hay más trabajo en el campo. Debido a la situación geográfica de Ador, el sol pega realmente fuerte entre las 2 y las 5 de la tarde. Según declaró Faus al diario El País, “la gente se levanta al alba para trabajar y al mediodía regresa a casa, huyendo de las altas temperaturas. Quienes madrugan aprovechan la siesta para descansar y recuperar energías”.

Esta situación les ha traído una oleada de críticas y burlas: holgazanes, perezosos, poco responsables… Así es como algunas regiones del resto del globo han calificado a los vecinos de la localidad. Sin embargo, Faus tiene claros los beneficios de la siesta y sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS): “la OMS considera saludable un sueñecito de 20 o 30 minutos en mitad del día”. Según explica él mismo, este hábito “preserva a los más mayores y a los pequeños, la población más vulnerable, de los peligrosos golpes de calor”.

Desde Velfont también nos aferramos a los consejos de la OMS y consideramos, pues, que la siesta es esencial para reparar energías. Además, creemos que la siesta perfecta pasa por las siguientes claves:

  1. Que sea necesaria: nuestro cuerpo no necesita una siesta todos los días, y menos si no nos encontramos en el lugar adecuado. Escucha a tu propio cuerpo y deduce cuándo la necesitas realmente.
  2. Es importante dormir en un lugar cómodo y en un contexto adecuado. Dormir encima de una mesa, sobre el teclado del ordenador, en una silla incómoda… no nos ayudará a descansar y, además, provocará dolor en músculos y articulaciones.
  3. Es recomendable no pasar más de 30 minutos durmiendo la siesta. De este modo, nunca tendremos problemas para conciliar el sueño por la noche.