Dormir plácidamente en agosto

file_20101117164310

Que la subida de temperaturas del verano provoca más problemas de sueño no es ninguna novedad. De hecho, muchas son las personas que, desde que empezó la ola de calor, sufren de insomnio y de graves cambios de temperatura durante la noche. Sudoración, incomodidad, sofocos, dolor de cabeza, frío repentino… Parece imposible descansar sin un ventilador cerca o el aire acondicionado encendido al máximo. El cuerpo humano necesita unos 21 grados externos para dormir plácidamente y cuanto más se sobrepase esta cifra, más posibilidades hay de sufrir un trastorno del sueño. ¿Cómo podemos dormir plácidamente en agosto? Desde Velfont os acercamos algunos trucos de lo más útiles:

  1. Sábanas de algodón, tu mejor elección: sobre todo de colores claros y de algodón liviano, que permitirán que tu piel respire mucho mejor. Además, son perfectas para promover la ventilación dentro de la cama y también en la misma habitación.
  2. Las luces, mejor apagadas: esta es una de las premisas básicas para dormir correctamente, pero también sirve para evitar más calor. En verano los días son largos, y por ello es mejor aprovechar las horas de luz natural y no encender las luces de la habitación hasta que sea necesario.
  3. Hidrátate antes de quedarte dormido: un buen vaso de agua previo a acostarse combate la deshidratación durante la noche.
  4. Apaga los dispositivos electrónicos: los gadgets, como las bombillas, generan calor cuando están encendidos. Para reducirlo y, además, ahorrar energía, también es aconsejable desconectar cargadores y demás cables de los enchufes.
  5. Calcetines mojados en los pies: en esta parte del cuerpo se concentran una gran cantidad de puntos de pulso. Con unos calcetines mojados en los pies, vamos a hacer que la temperatura del cuerpo disminuya.
  6. ¿Cómo utilizar el aire acondicionado? Dormir bajo un chorro de aire constante no es recomendable para nuestra salud, puesto que puede generar graves resfriados y dolores de garganta. Sin embargo, si tenemos el aire acondicionado en otra habitación, como el comedor, podemos dejarlo abierto y con las puertas de la habitación también abiertas. El aire circulará y no nos llegará directamente.

Las altas temperaturas del verano pueden pasarnos factura, sobre todo si afectan a la calidad de nuestro sueño. Desde Velfont queremos recordar la importancia de una buena climatización y de adquirir los productos de descanso adecuados (como los que se incluyen en nuestra línea TERMO-reguladora, por ejemplo) para cuidar nuestra salud general.